Disfrutar de las pastelerías siendo adultos

Disfrutar de las pastelerías siendo adultos
Hay que admitirlo: cuando visitamos una pastelería industrial de Madrid o alguna otra, más o menos grande, más o menos artesanal, en nuestra ciudad o pueblo, algo infantil se los activa en el cerebro y retrocedemos a la infancia. Una infancia en la que, seguramente, nuestra madre nos compraba una riquísima tarta de chocolate por nuestro cumpleaños o la hacía ella misma, o nos compraba galletas cuando estábamos tristes. Los dulces, y en general lo dulce, nos hacen felices a todos a través de nuestro paladar. Incluso aunque no seamos muy golosos, ya que nuestra cabeza reacciona también a los estímulos visuales de un pastel elaborado y colorido.


Por eso, qué menos que, como adultos, darnos el capricho puntual de disfrutar de una deliciosa creación de fábrica de pastelería. No es recomendable para nuestro organismo consumir demasiado azúcar ni hacerlo a diario, es cierto, ya no somos niños y no toleramos los vicios así de bien. Sin embargo, una vez al mes, o tal vez cada dos meses, o en ocasiones especiales del año, podemos darnos el lujo. No solo porque nos guste más o menos, sino porque, en tiempos de pandemia global, es importante regalarnos un capricho así. Nuestra salud mental lo agradecerá.


Además, hay cientos de maneras de combinar estos riquísimos autorregalos con nuestra dieta habitual. Por ejemplo, si se aproxima la Navidad y sabemos que queremos darnos un pequeño empacho de roscones de Reyes, podemos dedicar todo el mes de noviembre, y quizá también la primera mitad de diciembre, a comer verduras, frutas y en general controlar todo aquello que consumimos. El equilibrio, en definitiva, se obtiene de muchas maneras; y como suele decirse, no se trata de dejar de comer, sino de comer en cantidades moderadas.


En resumidas cuentas, tenemos derecho a volver a ser niños de vez en cuando, y a olvidarnos de nuestras rutinas y responsabilidades a través de cinco o diez minutos de satisfacción personal. En ellos, podemos comer galletas, tartas, pasteles, crepes o, claro está, roscones. La vida, sin duda, sería algo insípida sin ceder de vez en cuando a la tentación.

FECHA: a las 10:57h (66 Lecturas)

TAGS: pasteleria industrial de madrid, fabrica de pasteleria, roscones de reyes

EN: Alimentos