Instrumentos para prevenir sobrecargas eléctricas en su negocio

Dentro de los gastos de inversión de cualquier negocio es imprescindible considerar aquellos destinados a las medidas de seguridad y, en ese sentido, la instalación de un sistema de puesta a tierra es esencial, pues no sólo estará salvaguardando su equipo eléctrico, sino que también fomentará una mejor operación dentro de su centro de trabajo al procurar que los daños y ceses laborales por averías disminuyan.


Por este motivo, existen diversos negocios dedicados a la venta de pararrayos que pueden ayudarle, pues además de encargarse de instalar este tipo de dispositivos suelen ofrecer otros servicios y productos para proteger su compañía de posibles accidentes por sobrecarga eléctrica.


Pero para que tenga una mejor idea de estos productos y cómo pueden ayudarle a proteger su empresa, a continuación, le describimos algunos de ellos:


Pararrayos


Inventado en 1753 por el polímata, científico y político estadounidense, Benjamín Franklin, es un instrumento que funciona por medio de una barra de hierro en punta que, colocada en la parte más alta de un inmueble y conectada a un cable que lleva hasta tierra, evita que los rayos impacten en el tejado y da cause a toda esa energía de forma segura.


 


Este principio, aunque en parte es cierto, ha sido perfeccionado desde entonces para dar origen a los nuevos sistemas de pararrayos que en la actualidad trabajan con tecnología de cebado PDC, la cual ioniza el aire a su alrededor y atrae al rayo para canalizarlo de forma segura hasta diseminarlo en tierra.


Jaula de Faraday


Sistema de apantallamiento eléctrico que consiste en la instalación de estructuras metálicas interconectadas por cableado capaz de soportar altas tensiones eléctricas por donde, en caso de recibir un impacto de rayo, toda la energía baja a tierra.


Supresores de picos


Se trata de un sistema que evita sobrecargas eléctricas producidas por rayos que impactan cerca o bien por altas en el voltaje derivadas del trabajo o descompostura de los aparatos conectados a la red eléctrica provocando picos de energía. Se dividen en categorías A, B y C y protegen, respectivamente, de la sobretensión transitoria originada directamente en los tomacorrientes por los aparatos conectados; descargas en pararrayos y alimentadores de distribución; transformadores y primer contacto con el suministro eléctrico externo.


Ahora que conoce estas tres alternativas, es momento de acudir con un experto en el tema y pedir su opinión acerca del tipo de infraestructura eléctrica que requiere su inmueble para estar protegido.

FECHA: a las 14:49h (76 Lecturas)

TAGS: sistema de puesta a tierra, venta de pararrayos