Cómo un parasol de coche reduce la temperatura: estudio científico realizado en Suiza

Cómo un parasol de coche reduce la temperatura: estudio científico realizado en Suiza
En el año 2015 fue llevado a cabo un estudio en la ciudad suiza de Zurich por iniciativa de dos entidades: el español Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) y el Automóvil Club Suizo (TCS). Su finalidad era indagar sobre el efecto de la radiación solar en la temperatura interior de un vehículo y los beneficios que aportaba el correcto uso de un parasol de coche.


Este estudio se realizó a en una camara de ensayo con una temperatura controlada constante de 25ºC, usando proyectores de rayos Ultra Violeta que reproducían una intensidad de radiación solar de 900 W/m2, típica de un día de verano.


En el estudio se analizó la evolución de la temperatura en dos vehículos distintos durante 60 minutos consecutivos, uno con su carrocería de color negro y otro de color blanco. Tal y como era previsible por la reflexión de los rayos solares sobre los dos colores, la diferencia de temperatura fue notable (el blanco refleja la totalidad del espectro lumínico, el negro la absorbe)


- En el coche blanco se alcanzaron 63º en la chapa.
- En el coche negro la temperatura llegó hasta los 80º.


En ambos casos se observó un gran aumento de temperatura en los primeros 15 minutos, estabilizandose gradualmente hasta los 30 minutos, momento en que la temperatura apenas subió. Es decir, 30 minutos de exposición al sol bastan para alcanzar una temperatura próxima al máximo.


En el interior de los vehículos, ya sin diferencia notable de color, la gráfica vuelve a ser de progresión logarítmica, subiendo hasta los 65º en tan solo 20 minutos, 73º en el minuto 42 y 77 tras la hora. Como puede observarse, de nuevo los primeros minutos de exposición son los de mayor incidencia en el aumento de temperatura.


77º grados supone una temperatura muy alta, capaz de provocar quemaduras en la piel de los ocupantes. Además, el salpicadero se convierte en una fuente de calor por si mismo, ¡es como tener una estufa en un día de verano!.


La temperatura ambiente del interior alcanzó unos asfixiantes 43ºC, pero según indica el estudio, si la temperatura exterior hubiese sido 10 grados mayor (35º, temperatura fácilmente alcanzable en verano) podría haber llegado hasta los 55º. Esta cifra resulta peligrosa, especialmente para bebés y personas mayores.


A continuación se hizo la prueba utilizando un parasol de coche. Lógicamente, la temperatura de la chapa no se vió afectada, pero tras una hora de exposición el salpicadero alcanzó tan solo 38º, lo que supuso reducir su temperatura a la mitad, ¡nada menos que 39º! En el ambiente interior se alcanzó 32º, una temperatura cálido pero mucho más soportable que los 43 logrados sin el parasol.


Por medio de este estudio, quedó demostrado empíricamente que utilizar un parasol de coche en el parabrisas cuando queda expuesto al sol reduce notablemente la temperatura alcanzada, logrando un mayor confort en el interior del vehículo.

FECHA: a las 16:05h (142 Lecturas)

TAGS: parasol de coche, estudio, suiza

EN: Ciencia y tecnología