Las autoescuelas on-line en contra de la formación presencial






  • LA PLATAFORMA DE AUTOESCUELAS DIGITALES (PAD) EN CONTRA DE LAS CLASES TEÓRICAS OBLIGATORIAS




    Las autoescuelas digitales andan revueltas porque ven peligrar su modelo de negocio por las nuevas propuestas de la DGT en las que se apuesta por una formación obligatoria y presencial. Una medida tardía pero muy acertada.




    La formación Vial es la gran olvidada de todas las formaciones, durante décadas los profesionales del sector han visto más “una gallina de huevos de oro” que un centro de enseñanza, actuando impunemente y sin un control adecuado sobre los métodos y calidad del aprendizaje. Y los alumnos y sociedad en general así lo perciben, un lugar donde hay que pasar “por huevos” para obtener un permiso, sin importar lo más mínimo si se aprende o no. Total, no piensan respetar las normas una vez obtenido el permiso…




    La directiva actual de la DGT a tomado las riendas y pretende que se produzca un cambio donde la formación y la seguridad vial ocupen un lugar importante para reducir la siniestralidad y concienciar a las personas de la importancia del cumplimiento de las normas desde una visión más educativa.




    La DGT tiene que poner orden igual que un padre con sus hijos cuando, después de verlos cometer un error tras otro no queda más remedio que marcar unas pautas y encargarse de que se cumplan. A quedado de sobras demostrado que cuanta más libertad han tenido las autoescuelas en la formación más fraudes y más ineficacia han demostrado.




    Entendemos que los intereses de algunas empresas, en este caso las pertenecientes a LA PAD, se vean afectados. Bajo el eslogan de una formación moderna y tecnológica se esconden intereses económicos que nada tienen que ver con la seguridad vial. En sus declaraciones abogan por una formación integral, un concepto nuevo de formación que, según diversas universidades y publicaciones, está basado en el aprendizaje personalizado de las materias, habilidades y valores que el alumno debe interiorizar fomentando la pasión por el aprendizaje y consiguiendo una alta capacidad para solucionar problemas tanto personales como sociales y fomentando una convivencia cívica y en armonía.


    Y este tipo de formación no es ni de lejos el modelo formativo que usan actualmente dichas plataformas, con un modelo más impersonal y solitario, basándose en un sistema de gestión low cost y  poniendo como estandarte los test de examen oficiales de la DGT, para evaluar el proceso formativo donde los alumnos difícilmente adquieren valores y actitudes adecuados para una conducción segura y donde se deja al criterio del alumno y a su voluntad el seguimiento de las clases.




    Del mismo modo que las plataformas online no sirven para todas las carreras universitarias tampoco sirven para todos los alumnos que aspiran a obtener un permiso de conducción y no debe quedar al libre albedrío los conocimientos de los futuros conductores.




    No podemos culpabilizar exclusivamente a dichas autoescuelas, puesto que hay una falta absoluta de conciencia vial en la sociedad, provocada por la dejadez de administraciones y el sector en general. Pero desde la DGT se están tomando medidas a corto, medio y largo plazo para modificar estos comportamientos. Medidas como, formación obligatoria tanto teórica como práctica para evitar el elevado número de suspensos, formación reglada para profesionales, educación infantil y modificaciones en los reglamentos de circulación y de autoescuelas.




    Sentimos que estas medidas no sean del agrado de todos pero son por un bien común y no para satisfacer las necesidades de unos pocos en detrimento de la seguridad.




    Sentimos también que autoescuelas que se dedican a la formación en formato digital se vean agraviadas pero, en un sector tan precarizado y tan anticuado no es viable, hoy por hoy, que los alumnos adquieran los mecanismos adecuados y comprendan la importancia de una conducción segura solo con clases o test online sin control de asistencia obligatorio.




    Quizá, en un futuro, donde los niños crezcan con esa conciencia vial sean suficientes las plataformas digitales, pero ahora, solo queda aplaudir las medidas de la DGT, a la que animamos a que no se conforme con 8 horas obligatorias e implante cursos de 20 horas, donde sí se adquieran los conocimientos y actitudes necesarios para una convivencia vial segura y eficaz.




    José Maria Marín Alcoverro


    Presidente ATAAC


    Telf. 619049127


    ataac@ataac.es









FECHA: a las 19:01h (29 Lecturas)

TAGS: Autoescuelas, formación, DGT, ataac

EN: Sociedad