¿Qué hay que saber sobre los abscesos dentales?

Un absceso dental, o un absceso dental, es una acumulación de pus que se forma dentro de los dientes o las encías.


 


El absceso generalmente proviene de una infección bacteriana, a menudo una que se ha acumulado en la pulpa blanda del diente.


 


Las bacterias existen en la placa, un subproducto de los alimentos, la saliva y las bacterias en la boca, que se adhiere a los dientes y los daña y las encías.


 


Si la placa no se elimina con un cepillado y uso de hilo dental regulares y adecuados, la bacteria puede diseminarse dentro del tejido blando del diente o las encías. Esto eventualmente puede resultar en un absceso.


 


Datos rápidos sobre abscesos dentales


Aquí hay algunos puntos clave sobre los abscesos dentales. Más detalles e información de respaldo está en el artículo principal.


Hay tres tipos de abscesos dentales: gingival, periodontal y periapical.


Los síntomas de los abscesos dentales incluyen dolor, mal sabor de boca y fiebre.


Los abscesos dentales son causados ​​por una infección bacteriana.


El tratamiento de un absceso puede incluir cirugía de conducto.


Para minimizar el dolor, lo mejor es evitar las bebidas frías y los alimentos y usar un cepillo de dientes más suave.


Síntomas


Un hombre sosteniendo su boca, sufriendo con dolor dental


El dolor es el síntoma principal de un absceso dental.


Los signos y síntomas de un absceso dental incluyen:


 


dolor en el área afectada al morder o al tocar el área afectada


sensibilidad a alimentos y líquidos fríos o calientes


un mal sabor en la boca


fiebre


una sensación de malestar general


dificultades para abrir la boca


dificultades para tragar


insomnio


El síntoma principal de un absceso dental es el dolor. Esto puede ser un dolor palpitante y a menudo intenso. El dolor por lo general comienza de repente y se vuelve más intenso en las siguientes horas o días. En algunos casos ortodoncia para niños en barcelona, el dolor puede irradiarse a la oreja, la mandíbula y el cuello.


 


Tipos


Hay tres tipos de abscesos dentales:


 


Absceso gingival: el absceso solo se encuentra en el tejido de las encías y no afecta al diente ni al ligamento periodontal.


Absceso periodontal: este absceso comienza en las estructuras del tejido óseo de soporte de los dientes.


Absceso periapical: este absceso comienza en la pulpa blanda del diente.


El tipo de absceso determinará la gravedad y la ubicación de los síntomas.


 


 


Tratos


[Sección transversal de un diente]


La cirugía puede ser necesaria para algunos abscesos.


Cualquier persona con síntomas relacionados con un absceso dental debe consultar a un dentista de inmediato. Los abscesos dentales son fácilmente diagnosticados por un dentista calificado.


 


Las personas que tienen problemas para tragar y respirar deben ir directamente al departamento de emergencias de su hospital local.


 


Si no puede ir a un dentista de inmediato, visite a un médico de familia.


 


Un médico no puede tratar un absceso, pero puede recetar medicamentos y asesorar sobre el cuidado personal y el control del dolor, y también es probable que conozca la forma más rápida de recibir tratamiento de emergencia si es necesario.


 


Incisión: El absceso debe cortarse y el pus, que contiene bacterias, debe drenarse. El médico le administrará un anestésico local.


 


Tratamiento de un absceso periapical: se usará tratamiento de conducto para eliminar el absceso. Se usa un taladro para hacer un agujero en el diente muerto para que salga el pus. Cualquier tejido dañado se eliminará de la pulpa. A continuación, se inserta un relleno de raíz en el espacio para evitar infecciones posteriores.


 


Tratamiento de un absceso periodontal: se drenará el absceso y se limpiará el bolsillo periodontal. Las superficies de la raíz del diente se suavizarán al escalar y cepillarse debajo de la línea de las encías. Esto ayuda al diente a sanar y evita que ocurran más infecciones.


 


Cirugía


Las personas con un absceso periapical y una infección recurrente pueden necesitar la extirpación quirúrgica del tejido enfermo. Esto lo hará un cirujano oral.


 


Aquellos con un absceso periodontal y una infección recurrente pueden tener que remodelar su tejido de encía y extirpar el bolsillo periodontal. Este procedimiento será realizado por un cirujano oral.


 


Si un absceso dental regresa, incluso después de la cirugía, se puede extraer el diente.


 


El manejo del dolor


Los analgésicos de venta libre (OTC) pueden ayudar a reducir el dolor mientras un individuo está esperando el tratamiento. Es importante seguir la información en el paquete cuidadosamente. Los analgésicos solo sirven para reducir el dolor y no pueden reemplazar una visita a un dentista.


 


La aspirina, el ibuprofeno o el Tylenol (paracetamol) son analgésicos efectivos. Sin embargo, algunos no son adecuados para ciertos tipos de pacientes (lea a continuación):


 


Ibuprofeno y asma: si es asmático, no tome ibuprofeno.


Ibuprofeno y úlceras estomacales: no tome ibuprofeno si tiene o alguna vez ha tenido úlceras estomacales.


Aspirina y niños: No le dé aspirina a niños menores de 16 años.


Aspirina y embarazo y lactancia: No tome aspirina si está embarazada o amamantando.


Antibióticos


 


Se pueden recetar antibióticos para prevenir la propagación de la infección y se pueden tomar junto con analgésicos. Los ejemplos de antibióticos incluyen amoxicilina o metronidazol. De ninguna manera deben considerarse los antibióticos como una forma de sustituir el tratamiento con un dentista o posponer el tratamiento.

FECHA: a las 09:44h (98 Lecturas)

TAGS: dentistas, odontología en barcelona

EN: Bienestar