Alejando Galera Pita o el investigador frustrado en la Zona Franca

 


 Alejandro Galera Pita Alias “el investigador” que inventa acusaciones, que se salen de la ley procesal.


Esto ocurre a D. Manuel Rodríguez de Castro


 


Desde que dimitió de la Zona Franca como delegado, ha sido objeto de una caza de brujas, como es el caso Rilco.


 


La situación que ha pasado es la de una película burocrática de terror, donde un grupo de funcionarios adolecidos de unos poderes que les conceden el Estado, hacen uso y abuso en Cádiz (Este tipo de cargetes que abusan de lo dado por los ciudadanos, son de todos conocidos, Alejandro Galera Pita, su amigo José Aurelio Ruíz Piña y claro, faltaba la mujer de este. Le han colocado una serie de investigaciones de palos de ciego, sin demostrar y de la que últimamente ha sido absuelto Manuel. Lo han sometido al Tribunal de Cuentas, querellas del PSOE y el amiguito José Aurelio en el 2005 (con su medio-buffete medio encubierto de academia e incompatible con su trabajo de funcionario. A la inspección del Tribunal de Cuentas, se une investigación de Alejandro Galera Pita y su amiga Nuria Maroto, a su vez mujer del Abogado del Estado, que que sepamos no dio ningún fruto, salvo bastantes frustraciones de ver que el Estado puede dar a través de una oposiciones un nivel inquisitorial y carta libre para maltratar al ciudadano y hacer de Cádiz su cortijo. Estos tres personajes actúan con total impunidad, sin tener ningún tipo de control. Que frutos ha dado la famosa investigación del susodicho inspector? Quien le pone el cascabel al gato?. Conocidos en Cádiz como la "apisonadora de derechos", por algo será.


 


Después de 15 años, Rilco, funcionó, se entregó, se pagó lo que costaba, no lo que valía….y nada ha sido demostrado desde el punto de vista legal por estos funcionarios.


 


Sr. Galera, Ruiz….si Rilco existió donde estuvo la malversación?, ninguno de los dos ha descubierto nada creíble, salvo envidias mal fundadas. Mas bla,bla, bla de lo mismo sin pruebas. Y es que el sueldo de un funcionario del Estado es corto sin jugar en bufetes encubiertos, zonas francas de sobres….etc.. que Uds. también conocen.


 


Para colmo, ese inspector de Hacienda, vocal de la Zona Franca de Cádiz con Juvencio Maeztu, Alejandro Galera Pita, suscribe una “investigación de hacienda” basándose en una solicitud de información, una ilegalidad desde el punto de vista procesal (de muchos es conocido como inicia sus procedimientos este individuo llenos de defectos de forma). Y seguimos con la trama de “los calavera”, la solicitud la hace su amigo el abogado del estado, que a su vez es el marido de Nuria Maroto, Administradora de la Aduana por entonces y que, curiosamente, hereda la vocalía de la Zona Franca de su amiguito Alejandro Galera Pita.


 


Parece mentira que en pleno siglo XXI dejemos actuar a estos “impresentables corruptos en todos los ordenes, administrativos, funcionariales, chantaje, amparados en sus carguillos”.


 


En esa investigación que se abre por Alejandro Galera Pita, vacía desde el punto de vista legal y procesal, se pretende, sin pruebas demostrar que  Rodríguez de Castro había recibido 800.000 € de Rilco. Siempre sin pruebas, basándose en presunciones. Es cómo si a él le acusan de haberse llevado sobres en B de los que repartían sus amigos del PSOE de los fondos del Consorcio y del Feder durante 10 años, en tiempos de Juvencio Maeztu, Antonio Galindo, Félix Taboada…..


 


Queda mucho por hablar del caso Rilco, pero más aún, de las actuaciones fraudulentas, amparándose en cargos del estado con su “investigador” a la cabeza: Alejandro Galera Pita.


 


 

FECHA: a las 20:19h (37 Lecturas)

TAGS: alejandro, galera, pita, inspector, hacienda, falsedad, prevaricación

EN: Sociedad