Las sociedades familiares representan el 70% de la industria colombiana

Las sociedades familiares representan el 70% de la industria colombiana

·  - El 70% de las empresas colombianas pertenecen a sociedades de familia,


·   -  Las sociedades de familia aportan entre el 45% y 70% del Producto Interno Bruto (PIB).


·    -   El 89% de las empresas familiares no poseen planes de sucesión


· Alrededor del 79% no tienen documentada la forma ni los procedimientos necesarios para la selección de un sucesor


·        Sólo el 30% de las empresas familiares sobreviven al primer cambio generacional y tan sólo del 8 al 10% llegan a la tercera generación.


 


El 70% de las empresas colombianas pertenecen a sociedades de familia, convirtiéndose, según la Superintendencia de Sociedades, en las compañías que aportan entre el 45% y 70% del Producto Interno Bruto (PIB). Este tipo de sociedades hacen parte del desarrollo económico y social del país, por lo que de su sostenibilidad y buen funcionamiento depende gran parte de la industria.


El 89% de las empresas familiares no poseen planes de sucesión para el momento en el que requerirán hacer cambio del ejecutivo principal.  De estas compañías alrededor del 79% no tienen documentada la forma ni los procedimientos necesarios para la selección de un sucesor, ya sea este un familiar o un tercero. Por esta razón, sólo el 30% de las empresas familiares sobreviven al primer cambio generacional y tan sólo del 8 al 10% llegan a la tercera generación.


De acuerdo con el abogado Edgar Suárez, experto en direccionamiento empresarial y empresas de familia, para que estas empresas puedan definir su propio esquema de gobernabilidad corporativa, es necesario adoptar instrumentos y mecanismos que le permitan a las empresas ser transparentes, eficientes, honestas y sostenibles. Así mismo los principales beneficios de un buen gobierno corporativo están asociados a la generación de confianza, el mejoramiento de la relación entre los actores internos y externos de la organización y fortalecimiento de la estructura de control y toma de decisiones.


La forma de dirigir, controlar y asignar responsabilidades dentro la empresa, define la gobernabilidad corporativa, que en ocasiones se ve influenciada por los constantes cambios de la economía global y el público al que se dirigen las organizaciones. Con el tiempo, la globalización ha exigido mayor competitividad y complejidad en la dirección de las organizaciones, con requerimientos que traspasan la línea del cumplimiento de reglas y normas de conductas habituales, sino que por el contrario exigen un mayor compromiso con el funcionamiento y dirección de funciones e inversiones.


La trasparencia, la eficiencia y la honestidad son los principales valores que se evidencian gracias a las nuevas tendencias que plantea el desarrollo corporativo actual, permitiendo que las personas y otras compañías que se relacionan tengan claro que tipo de reglas están establecidas, manteniendo excelentes y productivas relaciones.


Cuando se escucha hablar de empresas familiares, es usual pensar en empresas pequeñas y poco representativas, tanto en la economía mundial como en Colombia, sin embargo, estas son algunas de las empresas familiares que existen, Wall-Mart, Ford Motor Co, Koch Industries, Samsung, LG Group, Hyundai Motor, Banco Santander, Zara, Postobón, Grupo Éxito, Grupo Nutresa, Alpina, Carvajal, Tiendas Olímpica, Alkosto, K-tronix, El Corral, Corona, Sodimac, Colchones Spring, Calzatodo, Harinas El Lobo, Alquería.


¿Cómo puede empezar a desarrollar un buen gobierno corporativo dentro de su empresa?


Dentro de toda empresa debe haber normas y políticas de cumplimiento preestablecidas, con las que seguramente se ha regido desde la creación de su compañía, sin embargo dentro de los procesos y los resultados de la empresa se alcanza a percibir que es necesario reajustar y renovar internamente algunos factores que beneficiarían la organización.


De acuerdo con Suárez se puede comenzar haciendo un diagnóstico acerca del gobierno corporativo actual, preguntándose por aspectos como: conocimiento de accionistas acerca de sus derechos y obligaciones, eficiencia y evaluación de la junta directiva, aplicación del código de buen gobierno, medición y evaluación de temas de gobernabilidad, control y valoración de funciones de los ejecutivos principales, políticas de prevención y manejo de conflictos, procesos de selección de personal, entre otros aspectos que hacen parte de la visión general de un buen gobierno corporativo.


Luego de evaluar a profundidad  la empresa y hacer una autoevaluación de las acciones que se generan dentro de ella, es fácil poder identificar cada uno de los procesos que se han desarrollado y así evidenciar cuales se deben replantear o reforzar.


¿Qué alternativas puede tomar?


Según Suárez, “Algunas  alternativas giran alrededor de restablecer normas de la empresa, por ejemplo reevaluar el código de buen gobierno  es una buena opción cuando se quiere poner en claro para todos los integrantes de la compañía, el conjunto de reglas y normas que reglamentan las relaciones entre la entidad  y sus grupos de interés”.


Si se quiere regular desde acciones o funciones específicas y detalladas, un reglamento interno del funcionamiento de la asamblea de accionistas, junta directiva y demás comités,  puede ayudar a la activa participación  de estos entes para conocer y opinar sobre los asuntos internos y así tener las reglas del juego claras a la hora de ejecutar nuevos proyectos. 


 


Una tercera alternativa está dirigida exclusivamente a capacitar y conjuntamente evaluar a los miembros de las juntas directivas, para así orientar adecuadamente los negocios, instruyendo  a los directivos en un plan estratégico, donde cada miembro es importante, aporta y es responsable de las metas propuestas, estableciendo el nivel de aporte al direccionamiento de la compañía.


Por otro lado, existen algunas otras opciones externas que los miembros más importantes e influyentes de la empresa pueden tener en cuenta como parte de su formación profesional y personal, con la certeza que estas ayudarán al éxito empresarial. Conferencias sobre gobierno corporativo familiar, capacitaciones en recursos humanos y en juntas directivas, auditorias para revisión y actualización de instrumentos, entre otros, son iniciativas que en definitiva mejorarán y enriquecerán tanto a las labores como a los miembros de las empresas.


El éxito de la empresa familiar está en encontrar el equilibrio entre el desarrollo familiar y el desarrollo empresarial, sin que alguno solape al otro.


 


 

FECHA: a las 19:42h (321 Lecturas)

TAGS: Edgar Suárez abogado, empresas familiares, Colombia, Suárez Consultoria

EN: Sociedad