Historia de la Plaza Mayor de Madrid y sus bocadillos de calamares

Historia de la Plaza Mayor de Madrid y sus bocadillos de calamares

Hasta que Madrid se convirtiera en capital, estaba compuesta por pequeñas calles, y el lugar donde actualmente se ubica La Plaza Mayor, era una zona de huertas fuera de la ciudad.


En el siglo XV nace la Plaza del Arrabal, el mercado más popular de la Villa y lugar de festividades. En el siglo XVI se construye en el mismo enclave La Casa de la Panadería. Nació como la Tahona Principal de la Villa, que fijaba el precio del pan para que los más necesitados pudieran adquirirlo.   La Plaza Mayor empezó a cimentarse sobre el solar de la antigua Plaza del  Arrabal, y  durante siglos ha acogido festejos populares, coronaciones e incluso corridas de toros.


 Hasta finales del  siglo XVII,  las rutas y  medios de transporte  que existían impedían que llegaran a Madrid productos del mar en condiciones, solo llegaban en salazón o cecial (seco). Debido a  la Reforma Católica o contrarreforma, surgida como reacción de la iglesia católica a la reforma protestante, se empezaron a implantar prácticas como la cuaresma,  que conllevaba la  prohibición de comer carne. Y este es el motivo por el que el pescado empezó a ser demandado en las capitales interiores como plato alternativo al consumo de carne, convirtiéndose con los años en una práctica popular en el interior tomándolo en guisos, frito o rebozado. Por esta razón en 1739 se pide a la Corte rutas y permisos especiales para transportar pescado fresco desde los puertos principales del norte de nuestro país. De esta forma, el pescado empezó a llegar en mejores condiciones y mucho más variado.


A pesar de que los primeros indicios de la existencia del bocadillo que se remontan al tiempo de los sumerios, existe muy poca información del origen del bocadillo de calamares como tal, y la que se encuentra  viene llena de suposiciones.  Siguiendo la misma línea podemos llegar a conjeturar, que quizás la llegada de pescado fresco a la capital, probablemente se vendiera en la misma plaza  y la ubicación de la Casa de la Panadería en la Plaza Mayor, donde su política de ajuste de precios lo hacía asequible, quizás en época de cuaresma, aprovechando los festejos de Semana Santa, algún comerciante de la zona  pensó en el calamar ya que está libre de espinas, lo cortó y rebozó para que cundiera más y lo preparó en bocadillo para comodidad de sus clientes y que con él en la mano siguieran festejando. Por supuesto es solo otra suposición.

FECHA: a las 04:57h (880 Lecturas)

TAGS: Plaza Mayor, Madrid, bocadillos de calamares, calamares

EN: Alimentos