¿Cuándo una persona mayor necesita ayuda profesional?

¿Cuándo una persona mayor  necesita ayuda profesional?


Los Estados Unidos ya están experimentando un crecimiento considerable en su población de personas mayores. En 2050, la población de personas mayores de 65 años se proyecta en 83,7 millones, casi el doble de su población estimada de 43,1 millones en 2012. Los baby boomers son en gran medida responsables de este aumento de la población de edad avanzada, ya que comenzaron a cumplir 65 años en 2011. Para 2050, los sobrevivientes de la posguerra tendrán más de 85 años.   El envejecimiento de la población tendrá amplias implicaciones para el país, incluyendo el cuidado de esta población, tanto informalmente por parte de los seres queridos como formalmente por parte de las enfermeras y las diversas situaciones de vida de las personas mayores.1


Condiciones Crónicas


Como se ve a continuación, la mayoría de las personas mayores de 65 años tienen una condición crónica que requiere medicamentos, asistencia o ambas, y puede ser un indicador importante de que necesitan ayuda de otra persona para su funcionamiento diario.


 


Condición % de la población de 65 años o más2


Presión arterial alta58%.


Colesterol alto 45%.


Apoplejía 4%


Sin embargo, cabe señalar que la mayoría de la población de la tercera edad tiene dos o más de estas afecciones crónicas, y que más de un tercio de ellos tiene cuatro o más de estas afecciones, por lo que se requiere una mayor atención y conciencia de quienes viven con ellos o los cuidan.


 


Número de afecciones crónicas % de la población de 65 años o más3


El mayor problema para las personas con seis o más afecciones crónicas es que pueden necesitar la ayuda e intervención de un enfermero de servicio privado más de una vez al mes.


Número de afecciones crónicas % con más de 13 visitas a domicilio por parte de una enfermera4


Como se verá en las siguientes secciones, el número de enfermedades crónicas es uno de los principales preceptores en consideración a la utilización de enfermeras para el cuidado en el hogar de los ancianos.


 


Demografía de las personas mayores en términos de ADL e IADL5


Las actividades de la vida diaria (ADL) son tareas básicas de autocuidado, similares a las habilidades que las personas suelen aprender en la primera infancia. Entre ellas se incluyen


Alimentación


Ir al baño


Vestir


Aseo personal


Uso del cuarto de baño


Bañarse


 


Las ADL son mencionadas a menudo por los profesionales de la atención geriátrica en relación con las Actividades Instrumentales de la Vida Diaria, o AIVD, que son habilidades un poco más complejas.  Las Actividades Instrumentales de la Vida Diaria son las complejas habilidades necesarias para vivir con éxito de forma independiente. Estas habilidades generalmente se aprenden durante la adolescencia e incluyen las siguientes:


 


Gestión de las finanzas


Manejo del transporte


Compras


Preparar las comidas


Usar el teléfono y otros dispositivos de comunicación


Manejo de los medicamentos


Tareas domésticas y mantenimiento básico de la casa


 


 


Juntas, las ADL y las IADL representan las habilidades que las personas normalmente necesitan ser capaces de manejar para vivir como adultos independientes.  Cuando los ancianos comienzan a tener limitaciones tanto en el número de AVD como en el de AIVD que pueden realizarse de manera independiente, esto es un signo secundario de que no sólo necesitan la ayuda de un cuidador familiar de manera informal, sino que también es un signo de que se requiere una capacitación más formal por parte de un enfermero todos los días, dependiendo de la limitación.


 


Cuando una persona mayor requiere ayuda profesional de enfermería


 


Las afecciones crónicas, como las que duran un año o más, y que requieren atención médica continua y/o limitaciones de las Actividades de la Vida Diaria, son las mayores dificultades que pueden requerir el uso de una enfermera, donde la capacidad y el tiempo limitados de un cuidador informal no son suficientes.  


De hecho, actualmente hay dos millones de personas mayores con dos o más impedimentos de ADL, y, ya sean moderados o severos, son considerados la población potencial de cuidado a largo plazo a través de visitas regulares de salud en el hogar, vida asistida, o cuidado en un hogar de ancianos.  Las limitaciones funcionales de las personas mayores con discapacidad se complican aún más por el mal estado de salud y la lucha para hacer frente a los problemas médicos. La discapacidad funcional se asocia con el aumento de la presencia de afecciones crónicas debilitantes y una mayor dependencia de la atención médica. Casi tres cuartas partes (73%) de las personas de edad avanzada con discapacidad tienen un estado de salud regular o deficiente, en comparación con menos de un tercio (32%) de la población de edad avanzada en general. Estos ancianos sufren de problemas de salud crónicos como diabetes, enfermedades cardíacas, artritis e hipertensión más ampliamente de lo que es cierto para la población general de ancianos. Este peor estado de salud se traduce en un mayor uso de la atención médica. Las personas mayores con discapacidad tienen muchas más probabilidades de haber recibido servicios médicos o de atención domiciliaria o de haber sido hospitalizadas durante el último año que otras personas mayores.7 Como resultado, la población discapacitada tiene cinco veces más probabilidades de utilizar los servicios de atención domiciliaria o de enfermería en el hogar que la población general de personas mayores.8

FECHA: a las 16:53h (46 Lecturas)

TAGS: personas mayores