La Galería Kreisler presenta las esculturas oníricas de AURORA CAÑERO


·      Del 15/11 al 17/12, la Galería Kreisler abre sus puertas para presentar la exposición individual con la selección de la obra de la última década de la escultora Aurora Cañero (Madrid, 1940)


·      Debido en parte a su intensa actividad internacional, hacía tiempo que esta artista no mostraba su obra en Madrid.


·      Se trata de una muestra llena de simbolismo, no solo por el contenido de las piezas, sino porque suponen el reencuentro con la sala de exposiciones donde a principios de los años ochenta comenzó a exhibir su obra escultórica.



La Galería Kreisler, situada en la calle Hermosilla 8 de Madrid, abre sus puertas para presentar, desde el jueves 15 de noviembre hasta el 17 de diciembre, la exposición individual con la selección de la obra de la última década de la escultora Aurora Cañero (Madrid, 1940).


Se trata de una muestra llena de simbolismo, no solo por el contenido de las piezas, sino porque suponen el reencuentro con la sala de exposiciones donde a principios de los años ochenta comenzó a exhibir su obra escultórica.


Desde esos primeros años hasta hoy, Cañero ha expuesto con regularidad en numerosas galerías de todo el mundo. Por eso, esta muestra es una ocasión excepcional para encontrarse con la obra de esta escultora emblema de la figura humana y el bronce. El espectador que observe por primera estas obras, apreciará una técnica depurada heredera de la tradición narrativa occidental de corte académico, proveniente del simbolismo y el romanticismo europeo y de la escultura contemporánea figurativa del siglo XX norteamericano.


Aurora Cañero pertenece a una generación de artistas que, en los años ochenta en España, buscan en la figuración escultórica la base de su proyecto creativo, explorando ambientes surrealistas y oníricos. Su obra más reciente incide en la naturaleza mítica del ser humano.Animales, objetos y conceptos se mezclan en una amalgama de gestos, posturas y señales personalizados en estos cuerpos de bronce. Las formas se presentan quietas en el tiempo y el espacio, el espectador sólo tiene que detenerse ante ellas, porque al contemplarlas, se convierte en parte de ese atemporal del espíritu humano.


En esa figura ideal que habita ese espacio proyectado e imaginado, es donde la obra de Aurora Cañero adquiere su sentido. Al más puro reflejo de esculturas clásicas como el discóbolo de Mirón o decimonónicas como el Pensandor de Rodin. La artista nos presenta un hombre reflexivo, un intelectual que admira y estudia el mundo en el que vive, ensimismado en su belleza y sobrecogido por su inmensidad. Esculturas en las que el vacío no es un espacio mudo, sino que está cargado de simbolismo. 


Algunos títulos de sus piezas más recientes hacen referencia al sonido y al silencio: Lo efímeroMelómanoSilencio… Otras se muestran en actitudes vigilantes que nos guardan y cuidan de que nada perturbe nuestra existencia. Tienen un cierto carácter de amuleto, de símbolo protector. Son obras que destilan una gran paz y sosiego.


No es fácil encontrar la oportunidad de ver su obra en España. Su anterior exposición tuvo lugar el pasado mes de agosto en la galería Piretti de Knokke, Bélgica, y en enero de 2019 tiene previsto otra muestra individual en la galería Aninat de Santiago de Chile. Su intensa carrera internacional la ha llevado a exponer, entre otros muchos lugares, en Boston, Miami, San Francisco, Panamá, Bogotá, Santiago de Chile, Buenos Aires, Caracas, Toronto, Vancouver, Singapur, París o Bolonia.


Más información en: http://www.galeriakreisler.com/exposiciones/2018-aurora-canero/


 

FECHA: a las 15:42h (43 Lecturas)

TAGS: Galería Kreisler

EN: Arte