Gastos hipotecarios ¿Paga el banco o el cliente?

Gastos hipotecarios ¿Paga el banco o el cliente?

Mucho se está hablando de los gastos hipotecarios, sobre todo desde la resolución del Tribunal Supremo que califica de cláusulas abusivas el pago de todos los gastos de la formalización de un préstamo hipotecario a cuenta del consumidor.


Situación antes  de la Resolución del Tribunal Supremo


 


Antes de la resolución del Tribunal Supremo que declaró nulas las cláusulas que imputan los gastos al hipotecado, todos los gastos corrían a cuenta del consumidor.


No había otra manera de formalizar el contrato de una hipoteca que realizando el pago de los distintos gastos que conllevaba la creación de la escritura.


 


El banco decidió de forma unilateral que todos estos gastos debían de ser abonados por el consumidor. Este hecho fue el que llevo la queja a los tribunales originando una sentencia, similar al de las clausulas suelo, generando un reparto más “equitativo” de este tipo de gastos.


Situación después  de la Resolución del Tribunal Supremo


 


Después de dicha sentencia la situación ha cambiado: el consumidor no ha de pagar todos los gastos. De hecho la propia sentencia enumera aquellos gastos hipotecarios que no debe pagar el cliente:




  • Gastos notariales. Corresponde entre el 0,1% y 0,5 de la denominada responsabilidad hipotecaria. El timbre de los documentos notariales (impuesto) se pagará partes iguales entre banco y consumidor.




  • Gastos de Gestoría. Todos aquellos servicios de gestoría utilizados para la formalización del contrato hipotecario, están libres de pago. El valor de dichos gastos de gestoría suele estimarse en unos 400€




  • Gastos de registro de la Propiedad. El paso por el Registro de la Propiedad es innegociable y posee un costo de alrededor un 0,2% del valor total del inmueble. También queda exento de pago.




  • Gastos de Comisión de apertura. Todos aquellos gastos considerados como de comisión de apertura queda anulados. Suelen oscilar entre el 0,50% y el 2%.




  • Gastos de Tasación. Para el Tribunal Supremo la tasación de la vivienda es un hecho que no sólo interesa al consumidor sino también al banco.




La cantidad total que el cliente no tiene que abonar representa aproximadamente el 10% del valor del préstamo solicitado. ¡Muy buenas noticias para el consumidor!


Pero no todo el peso de los gastos lo van a llevar las entidades bancarias: el  impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD)  será un gasto asumido por el consumidor.


El impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados grava los documentos notariales y es un valor que oscila entre 0,5% y el 1,5% dependiendo en la comunidad autónoma que realice este proceso (la gestión de dicho impuesto pertenece a las comunidades autónomas).


El total de estos gastos supone casi un 2/3 del costo total de los gastos hipotecarios asociados a la formalización de una hipoteca.


En definitiva, el consumidor se libra del pago de todos los gastos, comparte con el banco el asociado al timbre de los documentos notariales y debe de abonar el grueso total de los impuestos de Transmisiones Patrimoniales y de Actos Jurídicos Documentados (IAJD).


 


Pero ¿Qué pasa si ya los has pagado? ¡Toca reclamar!


Reclamación de los gastos hipotecarios


 


La sentencia del Tribunal Supremo sobre los gastos financieros es una llamada a la reclamación de los mismos. Como consumidor tienes derecho a reclamar los gastos hipotecarios y que te devuelvan el importe correspondiente.


Al igual que en el caso de las cláusula suelo, los consumidores pueden reclamar al banco la devolución de los gastos hipotecarios.


Por tanto una primera alternativa de reclamación es la vía extrajudicial mediante reclamación formal ante el Servicio de Atención al Cliente y/o al defensor del Cliente del banco donde se solicitó la hipoteca.


Se ha de aportar toda la documentación pertinente del pago de los gastos hipotecarios asociados (facturas). Por lo general, vienen adjuntos a la escritura de la vivienda, pero si no es el caso, se han de solicitar a la notaría o gestoría utilizada para tal efecto.


Las reclamaciones a los bancos pueden saldarse con un acuerdo, cualquier gestión en este sentido se ha de contar con la ayuda de un profesional capaz de asegurar los intereses del consumidor.


Por otro lado, las reclamaciones pueden tener una respuesta negativa. La única alternativa posible es la vía judicial. Este es un paso muy importante y se debe de reflexionar con los abogados, pues a pesar de existir una sentencia favorable que justifique dicha reclamación, no está asegurada la victoria. Una derrota en los tribunales  significa el pago de las costas del proceso.


 


En la actualidad, banco y consumidor se reparten los gastos hipotecarios. A pesar de gozar de cierta liberación en algunos de ellos, el consumidor sigue pagando una gran parte del montante final de los costos asociados a la formalización de una hipoteca.


 

FECHA: a las 10:21h (64 Lecturas)

TAGS: reclamación, legal, hipoteca, gasto hipotecario, bancos, propiedad, reclamar

EN: Personales