¿Qué pasa con el sistema de entrega de atención médica? Otra visión sobre la filantropía de la salud en Castelldefels

Entre los que participamos en la filantropía de la salud, cada vez se acepta más que los factores sociales y económicos, como el acceso a viviendas, empleos y educación de alta calidad, tienen un mayor impacto en los resultados de salud que la atención médica que recibe una persona. Tiene sentido, entonces, que muchas organizaciones filantrópicas hayan dirigido su atención a abordar estos determinantes sociales, a menudo con enfoques basados ​​en el lugar, como aumentar el acceso a alimentos saludables o espacios al aire libre para hacer ejercicio.


 


Estos esfuerzos son importantes para lograr una "cultura de la salud" general, como la llama la Fundación Robert Wood Johnson, en la que todos tienen la oportunidad de vivir una vida sana, sin importar cuánto ganan o dónde viven.


 


Sin embargo, a menudo se pierde en la discusión de los determinantes sociales el rol del sistema de prestación de servicios de salud.


 


Esta supervisión puede ser intencional. El sistema de prestación de servicios de salud ya representa casi el 18 por ciento de la economía, entonces ¿por qué la filantropía debe financiar más iniciativas en este sector, especialmente dado que el camino hacia una mejor salud claramente queda fuera de los muros de la clínica? Además, existe la preocupación de que los problemas sociales puedan "medicalizarse", es decir, tratarse como afecciones médicas individuales, o que la participación de grandes sistemas de salud basados ​​en los hospitales pueda desplazar a organizaciones de servicios humanos más orientadas a la comunidad o que incluyan El sistema de entrega puede escalar rápidamente los costos de los servicios que las organizaciones sin fines de lucro brindan actualmente de manera económica.


 


Pero es precisamente por el tamaño y el alcance del sistema de prestación de asistencia sanitaria que debe incluirse en las discusiones sobre cómo abordar los determinantes sociales de la salud. Esto es particularmente cierto a medida que los hospitales y las clínicas se enfocan cada vez más en abordar de manera efectiva los determinantes sociales a medida que estos proveedores hacen la transición a los pagos basados ​​en el valor, lo que haría que los proveedores rindan más por los resultados de salud en general. Uno puede ver esto en la creciente literatura de investigación de servicios de salud sobre el cuidado de poblaciones de alta necesidad y alto costo: pacientes con múltiples condiciones físicas y / o de salud del comportamiento, así como importantes necesidades sociales, que representan una parte desproporcionada de gastos de atención médica. Para estos y otros grupos vulnerables a los que sirven las filantropías, el sistema de asistencia sanitaria a menudo es una presencia constante en sus vidas y ofrece un posible punto de entrada para abordar cuestiones no médicas.


 


Coordinación y colaboración necesarias


También está claro que la coordinación y la colaboración entre el sistema de atención de salud y el sector de servicios sociales es compleja y es poco probable que aumente rápidamente sin intervención externa. Incluso si existen incentivos financieros que alienten a las dos partes a trabajar juntas (desde el pago basado en valores), las diferencias entre los sectores de servicios sociales y de salud en tecnología, cultura, idioma (terminología y jerga utilizada), capacidad del personal y legal todos los requisitos crean barreras para la coordinación efectiva. Por ejemplo, mientras que muchos grandes sistemas de salud han invertido cientos de millones de dólares en tecnología electrónica de registros de salud, muchas, si no la mayoría, las agencias de servicios sociales tienen inversiones limitadas en tecnología, ninguna de las cuales es interoperable con el sistema de atención médica.


 


Esto tiene sentido, ya que incluso dentro del sector de la salud, luchamos para coordinar la atención entre entornos tales como los hospitales y la atención a largo plazo. ¡No importa entre sectores completamente diferentes! Pero los beneficios potenciales de la coordinación son enormes. Imagínese si todos los sectores que contribuyen a promover la salud y el bienestar trabajen juntos para alcanzar este objetivo compartido.


 


En United Hospital Fund (UHF), recientemente lanzamos una nueva área de prioridad del programa llamada Asociaciones Clínico-Comunitarias, que se centra en la intersección de la atención médica y los determinantes sociales de la salud. En esta área prioritaria, fomentamos las colaboraciones entre el sistema de prestación de servicios de salud y las comunidades para mejorar la salud y el bienestar y abordar los determinantes sociales.


 


Un ejemplo de nuestro trabajo es una iniciativa pionera, Alianzas para el Desarrollo de la Primera Infancia (PECD), respaldada por una colaboración multifuncional de UHF, el New York Community Trust y la Fundación Altman. La iniciativa, lanzada en 2017, otorga subvenciones a las prácticas pediátricas y a sus socios de organizaciones comunitarias. La colaboración ayuda a las prácticas a evaluar a los niños y sus familias sobre los determinantes sociales de la salud, como la vivienda insegura y la nutrición inadecuada, y crea circuitos de retroalimentación efectivos con sus socios de servicios humanos.


 


En julio de 2018 publicamos un informe que analiza los resultados del primer año del proyecto, y acabamos de completar la concesión de subvenciones para la Fase II de PECD.


 


También lanzamos un programa similar en 2018 para atención primaria de adultos entregado en centros de salud calificados a nivel federal y estamos planificando activamente otros entornos en los que realizar este trabajo.


 


Y hemos completado una iniciativa de subvención, en asociación con medicina estética en Castelldefels.

FECHA: a las 10:48h (22 Lecturas)

TAGS: https://imatclinic.com/

EN: Bienestar