¿Es el ejercicio "inútil" en el tratamiento de la depresión?

La publicación de un nuevo estudio en el BMJ el 6 de junio desencadenó una serie de titulares que sugerían que "el ejercicio no ayuda a la depresión". Sin embargo, la reducción de los hallazgos específicos y detallados del estudio a una mordida de sonido favorable a los medios ha corrido el riesgo de confundir a las personas, porque los investigadores no se propusieron evaluar el efecto del ejercicio sobre la depresión.


 


Este artículo explica lo que hicieron los investigadores y lo que encontraron, al tiempo que señala que algunas de las investigaciones más antiguas establecidas en esta área están siendo objeto de un escrutinio creciente, por lo que tal vez sea necesario realizar una nueva ola de estudios rigurosos y específicos. Mientras tanto, hay muchos expertos que respaldan la idea de que el ejercicio puede ayudar a los pacientes con depresión, especialmente si tienen o están en alto riesgo de desarrollar otras afecciones como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, que a menudo puede ser el caso.


 


¿Qué hicieron los investigadores?


Los investigadores del estudio BMJ, de las Universidades de Bristol, Exeter y Peninsula College de Medicina y Odontología, querían saber si agregar una intervención específica de actividad física a la "atención habitual" que los pacientes con depresión reciben a través de sus médicos generales (GP) en el Reino Unido, reduciría significativamente sus síntomas.


 


La intervención, llamada TREAD (Terapias psicólogicas en Barcelona), se basa en la teoría y proporciona un facilitador capacitado que brinda "apoyo individualizado y estímulo para participar en la actividad física", escriben los investigadores.


 


Este tipo de estudio ayuda a los proveedores de atención médica a tomar decisiones sobre qué servicios ofrecer a través de la atención primaria.


 


Los investigadores querían probar TREAD porque si bien hay evidencia que sugiere que el ejercicio es beneficioso para las personas con depresión, se trata principalmente de estudios pequeños y menos rigurosos que examinan los programas que el Servicio Nacional de Salud (NHS) puede no ser prácticos de entregar.


 


TREAD está diseñado para "mejorar el cumplimiento a largo plazo de la actividad física", y una característica clave es alentar a los pacientes a seleccionar sus propias actividades, según sus necesidades individuales y lo que pueden hacer fácilmente en sus propios entornos. Los pacientes reciben hasta tres reuniones cara a cara con el facilitador, que está capacitado en técnicas de entrevista motivacional, y también pueden tener hasta 10 llamadas telefónicas.


 


En el estudio de BMJ, la intervención duró hasta 6 u 8 meses, y la mayor parte de la participación del facilitador estuvo en los primeros cuatro.


 


Los participantes fueron 361 pacientes adultos de entre 18 y 69 años que recientemente habían sido diagnosticados con depresión en varios centros diferentes en el Reino Unido. Se asignaron aleatoriamente a uno de dos grupos: un grupo recibió la atención habitual y el otro grupo recibió la atención habitual más TREAD.


 


El ensayo siguió a los participantes durante 12 meses, con medidas tomadas a los 4 meses, 8 meses y 12 meses. Para los síntomas de la depresión, la medida clave fue el inventario de depresión de Beck, y también se preguntó a los participantes sobre el uso de antidepresivos.


 


Los datos del ejercicio provienen de los diarios que los participantes completaron sobre su actividad física. Un subconjunto de participantes también usaba acelerómetros, y estos datos confirmaron que los diarios eran suficientemente confiables y precisos.


 


La "atención habitual" significa que se pidió a los participantes de ambos grupos que siguieran el consejo de su médico de cabecera sobre su depresión. Por lo tanto, durante el ensayo fueron libres para tomar cualquiera de las opciones de tratamiento generalmente disponibles en atención primaria: esto incluye asesoramiento, uso de antidepresivos y "ejercicio con receta".


 


Por lo tanto, una característica distintiva de este estudio es que todos los pacientes eran libres de tomar el ejercicio prescrito, pero solo algunos fueron alentados a hacerlo.


 


Otra característica distintiva es que el estudio no comparó la efectividad del estímulo al ejercicio con otras formas de tratamiento, como el asesoramiento y la medicación, sino como un complemento de estos.


 


Las pautas actuales del gobierno en el Reino Unido sugieren que los adultos deberían hacer 150 minutos de actividad física moderada o vigorosa por semana, por lo que los investigadores explican que:


 


 


"La aspiración era que los participantes [en el grupo TREAD] participaran en actividades moderadas o vigorosas durante 150 minutos a la semana en sesiones de al menos 10 minutos, pero si eso parecía poco realista, el facilitador alentaba cualquier aumento en la actividad física, independientemente de la intensidad."

FECHA: a las 18:03h (79 Lecturas)

TAGS: Psicólogos en Barcelona

EN: Bienestar